Crédito Fiscal: Qué es y qué tipos hay

Crédito fiscal qué es

El crédito fiscal es un concepto relacionado con el FISCO y la deducción de impuestos, por ello es un término que debemos de conocer y que cada día cobra más importancia.

A continucación te contamos qué es crédito fiscal, que tipos existen y algunos mitos sobre este concepto.

Definición de Crédito Fiscal

Se conoce como crédito fiscal al monto de dinero a favor del contribuyente al momento de declara impuestos ante el Fisco. Para ello debe consignar los documentos que permitan demostrar sus gastos. Tales como facturas de compras, facturas emitidas por los proveedores y cualquier nota de débito o crédito.

El beneficio del crédito fiscal no puede aplicarse a cualquier compra. Para que así se dé, deben cumplirse ciertos requisitos establecidos por la legislación del Impuesto a la Renta. En muchos países se ha implementado este tipo de crédito, como una opción que les permite a sus ciudadanos evitar pagar doble impuesto.

Cómo se crea el crédito fiscal en México

También se le denomina crédito fiscal a los pagos pendientes que una persona tiene con el fisco. Por ejemplo una declaración de sus impuestos, alguna multa o caución o por diferencias en los pagos. 

Todo aquel que percibe un ingreso y genere renta, está en la obligación de atender este aspecto.

Tipos de Crédito Fiscal

Ahora bien, el crédito fiscal como ya se mencionó, puede ser producto del no hacer por parte del ciudadano para con el Fisco. Debemos evitar el no pagar a tiempo un tributo, incurrir en algún ilícito Tributario.  También la omisión de la cancelación total del impuesto según corresponda.

Este tipo de crédito fiscal se clasifica en:

  • Moras: las cuales son producto de los intereses que son generados por las deudas hacia el fisco. Las misas se calculan con base en tasas que pueden ser variables. En otros países puede ser a través del valor de una unidad tributaria. Esta se calcula de forma anual conforme a la proyección que realice el ente competente.
  • Multas: Corresponde a los ilícitos en los que se incurren por evasión de las leyes fiscales. Las mismas varían dependiente de la normativa fiscal establecida por el organismo competente.

Para evitar este tipo de crédito fiscal, es importante cumplir con la declaración de impuestos correspondientes. Se deben de seguir las pautas establecidas por el Fisco Nacional. Se debe tener siempre a mano las facturas correspondientes a los pagos efectuados y así evitar cualquier irregularidad.

Si tienes cualquier duda sobre el tema de los impuestos, puedes informarte sobre los impuestos de México y qué tipos hay, como por ejemplo, los impuestos estatales, puedes informarte en muestra página web.

En caso de no tener liquidez para hacer frente al monto que se debe, existen préstamos rápidos con los se puede saldar la deuda antes de que acabe el plazo y con ello, evitar problemas con el fisco innecesarios.

Mitos del Crédito Fiscal

La mayoría de las veces y producto de la desinformación, las personas piensan que evadiendo impuestos ayudan a la no disminución en su patrimonio.

No desconocen solamente sus obligaciones, sino también los beneficios que pueden adquirir si saben cómo llevar bien su historial fiscal.  Existen muchos gastos que pueden ser deducibles de impuestos evitando el incremento del monto. Claro está que estos pueden variar de una situación a otra.

Gastos empresariales deducibles

  • Abastecimientos: compras de suministros, materias primas, mercancías, productos terminados o semiterminados.
  • Pagos realizados por servicios profesionales: contrataciones externas
  • Intereses por servicios profesionales: justificando que fueron a causa de una inversión y siempre con justificante fiscal
  • Algunos impuestos en México: como es el pago al Instituto Mexicano del Seguro Social.
  • Inversiones: todos los activos fijos, es decir, las compras de productos tangibles que permitan el desarrollo de la empresa o actividad. Celulares, ordenadores, equipo de oficina, mobiliario, servidores, automóviles, etc…
  • Gastos indispensables para la actividad: renta de oficina, y pagos mensuales de luz, agua, teléfono e internet.
  • Gastos de viaje: derivados del empresario o trabajadores. Transporte, alimentación y alojamiento.
  • Gastos de representación: relaciones a nombre de la empresa, como por ejemplo, una comida o acudir a un seminario.

Gastos personales deducibles

  • Gastos médicos, dentales y hospitalarios
  • Primas por seguros de gastos médicos
  • Pagos de colegiaturas o servicios educativos
  • Gastos funerarios
  • Donativos
  • Aportaciones voluntarias al SAR
  • Transportación obligatoria
  • Depósitos en cuentas especiales para el ahorro para el retiro

En ocasiones, el importe del pago anticipado al atributo puede ser mayor al que le corresponde pagar al contribuyente. Este excedente constituye un crédito fiscal a su favor.

Este crédito lo puede utilizar para un pago futuro de sus obligaciones tributarias. El buen manejo de los pagos es indispensable para llevar una relación agradable con el fisco. Debemos de reconocer nuestros deberes como contribuyentes ante el gobierno.

Crédito Fiscal en el mundo

En algunos países el crédito fiscal a su favor se puede ceder o vender a un tercero. Este exceso se genera por un pago en exceso en materia del Impuesto Sobre la Renta, por anticipo del tributo o retenciones mayores al impuesto que finalmente se declare al finalizar el ejercicio fiscal.

Aunque nunca debe confundirse con un tipo de préstamo en México, es así como también el crédito fiscal puede llegar a formar parte de un mercado fiscal, donde los especialistas prestan sus servicios para contactar a los oferentes y los demandantes de un crédito fiscal.

Estos asesores ofertan:

  • Apoyo para el análisis de la calidad del crédito
  • Posibilidades económicas asociadas a su recuperación
  • Análisis de ofertas y requerimientos
  • Un servicio para atender los requerimientos de clientes que incursionan en el mercado fiscal.

La Compra, venta o cesión de un crédito fiscal a favor del contribuyente, da a los eferentes de créditos fiscales una posibilidad de recuperar recursos financieros que sin una operación de cesión se perderían por efecto de la inflación hasta que el crédito pueda ser utilizado para el pago de tributos propios.

En el mercado fiscal es un ganar para ambas partes, por cuanto el que vende el crédito fiscal minimiza la depreciación monetaria asociada a la tenencia del crédito, mientras que el comprador obtiene una ganancia por ahorro fiscal en el pago de sus tributos. Es así como este tipo de operaciones aportan un valor agregado a las partes que intervienen.

Comentarios (0)
Publicar comentario