Un buró de crédito puede ser positivo

Buró de crédito

Buró de crédito

Para hablar sobre un buró de crédito, lo primero que necesitas saber es ¿qué es un buró de crédito? no es un préstamo, no es una cuenta con intereses, ni una lista negra para tus futuras inversiones.

Un buró de crédito se encarga de conocer y obtener tu información crediticia. Este sirve como referencia al momento de aprobar o no los créditos solicitados.

¿Cuál es su función principal?

Evitar que haya pagos vencidos, reducir las deudas y aumentar la liquidez. En resumen, los buró de créditos hacen más fácil tu crecimiento económico.

Un buró de crédito, crea un perfil de tus finanzas con la información que tú le des y se lo hace llegar a las empresas que otorgan financiamientos. Recuerda que debes tener tus soportes financieros para este proceso.

Una vez que tienen toda la información, se la entregan a la empresa otorgante para que conozcan tu historial crediticio.

¿Qué necesito para solicitar un crédito?

Debes dar información sobre tu edad, dónde vives, dónde trabajas, estado civil, nivel de ingresos, etc.

El buró de crédito te pedirá autorización para poder ver tu historial crediticio. De esta manera pueden hacer un diagnóstico de tu situación actual.

Una vez que la empresa a la que solicitaste el crédito conoce toda tu información, la evalúa junto a sus políticas de negocio y luego deciden si aprobar o rechazar la solicitud.

¿Si rechazan mi solicitud de crédito, puedo pedir otro?

Sí. Es importante que sepas que, si una empresa rechaza tu solicitud de crédito, no quiere decir que no vaya a aprobarte otras, simplemente no calificaste para ese crédito.

Sin embargo, puedes aplicar a otros créditos o hacer la misma solicitud en otra empresa de financiamiento.

¿Cómo sé qué entidades cuentan con buró de crédito?

Mayormente son empresas como:

  • Instituciones bancarias
  • Arrendadoras
  • Empresas de tarjetas de crédito
  • Empresas de financiamiento (principalmente automotriz)
  • Tiendas departamentales
  • Compañías de teléfonos

Toda empresa o comercio que le genere al usuario una opción a compra con crédito, puede contar con un buró de crédito.

¿Hay leyes que me protegen?

Sí. Como solicitante, es importante que conozcas las leyes que te protegen en estos procesos y que regulan a las sociedades de información crediticia.

Una de las cosas más importantes de la ley sobre créditos son los tiempos con los que cuentas al momento de pagar, porque varían según lo solicitado.

Asimismo, podrás conocer el total de intereses a pagar dependiendo del tipo de financiamiento que hayas solicitado. Por eso te dejamos aquí un enlace donde puedes leer toda la información sobre esta ley.

¿Es malo para mí estar registrado en un buró de crédito?

No, claro que no, si tienes una buena reputación, el hecho de que tu información ya esté en un buró de crédito puede ser positiva, porque esto quiere decir que eres una persona que invierte y paga al día.

Cumplir con tus pagos de forma puntal puede ayudarte a conseguir tus financiamientos de forma más sencilla.

Una vez que el buró de crédito termina sus investigaciones, las instituciones crediticias reportan mensualmente cómo pagas.

Algunos de los aspectos en los reportes son:

  • Puntualidad con los pagos.
  • Retrasos en general.
  • Comunicación con las empresas.
  • Cumplimiento de las reglas.

Así que es muy importante que cuides tu reputación crediticia. Intenta siempre pagar al menos un par de días antes y mantente atento a la información que te ofrece la empresa.

¿Podría solicitar mi información en algún momento?

Claro que sí, tú también puedes solicitar reportes. Esto te ayuda a llevar un control, que puedas tener un registro y lo mejor es, que puedes conocer a tiempo si hay algunas transacciones desconocidas o que no hiciste.

La ley establece que tienes derecho a solicitar tu reporte de crédito, de forma gratuita, una vez al año.

Para concluir, hagamos un resumen:

  • Un buró de crédito no es una lista negra que dirá que tienes deudas.
  • No hará que te nieguen los financiamientos.
  • Si cuidas tu reputación crediticia, te abrirá las puertas a futuros préstamos e inversiones.
  • Podrás tener controlados tus movimientos financieros más importantes.
  • Hay leyes que te protegen como solicitante.

Si todavía no tienes un historial de crédito, siéntete libre de iniciarlo siendo siempre puntual y responsable. Recuerda que estos procesos te ayudan a ti y al país entero.

Comentarios (0)
Publicar comentario